• Pedro Antonio de Alarcón, 34 1º Of. 1 18002 Granada
  • Tels.: 958 250374 | 958 250366
El 27 julio, 2018

Primer pronunciamiento favorable obtenido por Bufete Mir para una persona jurídica.

Primer pronunciamiento favorable obtenido por Bufete Mir para una persona jurídica, Art. 31 Bis CP. Un ejemplo de “resiliencia”.

Derivado de un procedimiento de cláusula suelo, por la parte actora, sin duda por intentar dar solución a un defectuoso suplico en el que no se pedía sino la nulidad de una cláusula de un préstamo hipotecario pero no de su ulterior novación, aquélla decide interponer querella a fin de forzar una negociación que evitase y supliese la falta de congruencia de su suplico con la Sentencia y fallo pretendido; se admite la referida querella por Auto por el que imputaba a una persona jurídica, nada más y nada menos que: “la comisión de un delito de falsedad en documento mercantil y estafa procesal”.

Tras la debida instrucción, incluida la declaración del legal representante de la persona jurídica a que se refiere el artículo 31 Bis del CP y se demostró la inexistencia de Responsabilidad Penal de la Persona Jurídica:

a) En el caso de la falsedad en documento mercantil: ”sentado lo anterior, la imputación del delito de falsedad efectuada en la querella queda fuera del catálogo taxativo establecido en el código penal como delito imputable a una persona jurídica, lo que lleva necesariamente a acordar al respecto el sobreseimiento provisional y archivo de la causa en cuanto a falsedad
b) En el caso de la estafa procesal, la instrucción dada por este despacho para su declaración al representante de la P.J: y las pruebas practicadas llevaron al Juzgado de Instrucción a “Todo lo anterior lleva considerar que procede acordar el sobreseimiento y archivo de la presente causa”.

La confirmación por Auto de la Ilma. A.P. de Granada del Auto del Juzgado de Instrucción que acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones y la consecuente desestimación del Recurso de Apelación deducido por el querellante, pone en evidencia que el camino iniciado por Bufete Mir en materia de defensa de personas jurídicas y de formación de sus integranes en materia de “Compliance” está empezando a dar sus frutos.

La Fiscalía pidió de igual forma la desestimación del Recurso de Apelación y confirmación del Auto de Archivo del Juzgado de Instrucción, sin duda la instruida “lex artis” profesional aplicada por este despacho ha influido en el resultado, este es el segundo pronunciamiento de la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas de la Ilma. Audiencia Provincial de Granada de que tenga conocimiento, menos mal que el Juzgado de Instrucción rectificó, a instancias de Bufete Mir, y se acordó que los delitos de las personas jurídicas son “númerus clausus”. Lo alegado por este despacho invocando la Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de febrero de 2017 que indica “no poder ser viable la responsabilidad penal sino en los supuestos específicos señalados en la parte especial del Código Penal para las personas jurídicas” surtió efectos.

Pocos pronunciamientos de Audiencias Provinciales se están dando en materia de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas pero en este caso la declaración del legal representante de aquélla en la que explicó el proceso de concesión de una novación de un préstamo hipotecario puso en valor la existencia de unos sistemas y procesos de control que evitan cualquier tipo de sospecha, sin duda el modelo de organización y gestión ha funcionado y además ha transcendido su buen diseño y lo que es mejor ha calado en el Juzgador.

Seguiremos en la brecha e intentaremos poder “promover una verdadera cultura ética empresarial” (Circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado), el reto es ilusionante y cada día surgen nuevas materias (v.g. “forensic”, que llamo “instrucción reglada del canal ético”) que constituyen campos de trabajo para los bufetes de provincia donde el conocimiento del foro, la formación, la proximidad y la experiencia suponen un valor añadido frente a los grandes. Por ejemplo, como resuelve el conflicto de intereses una “big four” si son asesores- letrados de una entidad y además y al mismo tiempo, se hacen cargo del canal ético y son objeto de denuncias ellas mismas, o pueden, pese a todo y con la potestad taumatúrgica de un ser superior, ser analistas de los antecedentes de manera objetiva, imparcial y confidencial

Granada, julio 2018.

Ignacio Alba Muñoz
Bufete Mir Abogados

PD: Llamo la virtud de elasticidad del Compliance a la “resiliencia” que es según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua:

Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”.

FavoriteLoadingAñadir a favoritos
Share this...
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook