• Pedro Antonio de Alarcón, 34 1º Of. 1 18002 Granada
  • Tels.: 958 250374 | 958 250366
El 30 julio, 2015

Deporte y Derecho

En Testigo de Cargo por Fernando Mir Gómez e Ignacio Alba Muñoz.

Notarios de la post-guerra decían que eran tres los deportes favoritos de los españoles: el fútbol (todo el mundo sabe de ese deporte), devolver las letras de cambio aceptadas (por el entonces vigente protesto notarial y su notificación) y poner en funcionamiento un aparato electrónico (sin mirar las instrucciones), este pequeño anecdotario debe de ser puesto en relación con las causas de la crisis y de la burbuja inmobiliaria para el desarrollo de estas notas:

1º.- El fútbol, hoy “el ocio del pueblo”. Todos aspiramos a ser un Ronaldo o un Messi o al menos un Dani Benítez.

En primer lugar, porque en diez o quince años que se trabaja, se obtiene rendimiento para toda la vida (antigua es la aspiración de pretender que los rendimientos no sean renta regular sino ganancia patrimonial en su IRPF). En segundo lugar, si te expulsan del campo, no es culpa tuya, o es del árbitro o es del contrario en el seno de una provocación del contrario y con ocasión de un lance del juego. En tercer lugar, si te lesionas, sigues cobrando un pastón y te ponen a tu disposición los mejores especialistas. Y por último, un club de fútbol, aún sin contabilidad y en caso de insolvencia, puede declararse en concurso y obtener un convenio que le permita continuar la actividad. Que quede claro, estamos hablando de fútbol y no de baloncesto.

Ha sido preciso incluir un inciso en la última reforma de la Ley Concursal para evitar los “abusos” y la competencia desleal que ha supuesto tal planificación en las competiciones. La consideración de los acreedores públicos privilegiados con los clubs, requeriría un análisis muy profundo para poder ser aplicado el mismo criterio al pequeño empresario.

Luego la conclusión a que se llega, es que como empresario en situación de insolvencia, ha sido un chollo ser un club de fútbol y lo sigue siendo para los futbolistas.

En la medida que la Ley Concursal de 2003 estaba pensada para una época de bonanza económica, la distribución sistemática de sus seis secciones va en contra del efecto pretendido y se ralentiza la tramitación en perjuicio de la posible continuación de la actividad. Es una barbaridad la afirmación de pretender situar la calificación del concurso con ocasión de su declaración, esto es al principio, pero el efecto coercitivo de la amenaza de la sección sexta, debiera ser inmediato y automático; v. g. los radares han funcionado y los límites de velocidad de igual forma, ahí está Ballack y ejemplos nos llegan todos los días en los medios de comunicación.

En fin como punto de reflexión debiera de ser considerado, pues lo que no tiene razón de ser es que la Ley Concursal se pronuncie a favor de la continuación de la actividad y del convenio y que no llega al 1% los concursos que finalizan en convenio (en nuestra provincia y que se tenga conocimiento “Construcciones Nevot”, “Garasa” y, cómo no, el “Granada Fútbol Club”).

2º.- La devolución de las letras de cambio, antes “te giro una letra”; hoy, “cámbiame los pagarés”.

En el gremio de la construcción, apareció un instrumento de pago que con igual eficacia ejecutiva que la letra de cambio desde la Ley Cambiaria de 1985, ha tenido su esplendor en esta crisis.

La confusión de instrumento de pago con financiación ha generado la figura que, entendida inicialmente como excepcional, se convirtió en habitual; así poco antes del vencimiento, te avisan para renovar y aplazar el pago, financiando no solo el capital sino también los gastos e intereses y las consecuencias, sin ánimo de ser exhaustivo, de tales operaciones, pueden ser:

  • Si el pagaré está descontado en una línea de crédito, sino está dispuesta en su totalidad, hay un interés de un crédito normal al tipo de mercado, pero si se ha superado el límite, los intereses de demora llegan al 30%.
  • Si el pagaré no está descontado, solo domiciliado, la gestión de cobro de no paralizarse, de igual forma tiene un coste para el tenedor cuyo cobro pretende.
  • Tales gastos se incorporan al nuevo pagaré que se gira y aplaza el pago.
  • Siempre hay alguien que gana en esas operaciones y no es el empresario sino la entidad financiera al menos en principio.
  • Pero como los medios materiales y tecnológicos evolucionan de forma mas rápida que la legislación, la sofistificación llega por medios informáticos a la “letra de peloteo” y se sitúa en el entorno de los recibos domiciliados y para ello está el “cuaderno 43”.

El poder de negociación de los empresarios con los Bancos ha estado presidido por una situación de bonanza donde con el ladrillo, como todo se vendía, se financiaba casi todo. Pero es que, además, se suscribían otros negocios jurídicos accesorios como los swaps, participaciones preferentes, sobregarantías o avales generales y personales o de las sociedades patrimoniales. En aras de mantener el equilibrio de las facultades de negociación de las partes hubiera sido deseable una condición general de contratación del siguiente tenor, tomada de la Sentencia del Tribunal Supremo 99/2012, de 12 de enero de 2012:

“Un remedio a la deuda perpetua es la aplicación del retraso desleal en la reclamación de la misma; pero, incluso, con nuestra CE’78, parece que ya ab initio debe proscribirse que la deuda pueda devenir en vitalicia”

3º.- No se pide manual de instrucciones para ser político, ni para ser promotor, ni constructor.

En general, la falta de formación de los políticos, residenciados, apoltronados o sentados en consejos de Cajas de Ahorros (hoy bancos), ha ocasionado que con su impericia se haya producido la necesidad de su intervención por el Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB, www.frob.es). En dicha web figura como noticia la creación de una sociedad denominada Sareb que en ningún caso su tamaño pasará de NOVENTA MIL MILLONES DE EUROS).

Es curioso, nos decía el otro día en el despacho un particular concursado, que exista tal organismo para los Bancos o Cajas y no lo exista para los particulares endeudados en exceso.

El papel de los sociedades de auditores que han verificado las cuentas anuales, tanto de bancos, como de empresas, y que han emitido su informe sin salvedades, requiere un estudio mas detallado que el que es objeto de este comentario, pero de lo que no cabe duda es de que en su trabajo “no se han leido detenidamente su manual de instrucciones.”

De igual manera, cómo puede valer un solar (suelo urbano consolidado sin construir y dotado de servicios) hace 5 años 4 millones de euros y ahora menos de la mitad; el tasador no leyó correctamente su manual de puesta en funcionamiento ¿ entonces o ahora? ¿han estado vinculadas las sociedades de tasación a los Bancos?.

Los empresarios, muy dados a la formación y a la cualificación en Escuelas de Negocios, igual leyeron el Manual de instrucciones en otro idioma y se les animó a ampliar negocio y a no poner un duro en una promoción y ser ejemplo el tener financiación desde el suelo. En algún país nórdico está prohibida la financiación del suelo para una promoción. En el préstamo suelo había mas operadores económicos que prestamista y prestatario; así el tasador, el corredor de finca (antiguo API, profesión desvirtuada desde su liberalización en el año 2000) y el político que buscaba el beneficio para el interés público municipal (hubo que reformar la normativa andaluza urbanística para evitar que en los convenios urbanísticos se permitiese ceder al municipio mas de lo que le correspondía por Ley).

La Sentencia del Tribunal Constitucional de 1996 sobre la Ley del Suelo sacralizó que los municipios fuesen pequeños reinos de taifas, y no hizo sino permitir que quien “enchufara el aparato” no leyese las instrucciones de uso y en algún caso, “casi por no saberlas ni leer”.

Las recientemente creadas oficinas de intermediación hipotecaria, en tanto no se reforme el artículo 1911 del Código Civil que contiene el principio de responsabilidad patrimonial universal, tendrán el papel de petición de favor a los Banco acreedores, pues como ha indicado el preámbulo de la Ley 41/2007 de reforma del mercado hipotecario: “Las soluciones que deriven de la dignidad de la persona no admiten distinción alguna entre deudor hipotecario de buena o mala fe, pues derivan de ser persona y esto no es modulable por el legislador ordinario”

CONCLUSIÓN: La pretensión de vincular el fútbol, las letras de cambio y el manual de instrucciones a la crisis, creemos ha quedado latente, el papel del Abogado debe de ser cada vez mas preventivo que de cirujano. Sobre todo si habiendo tenido dos oportunidades el legislador para regular la SEGUNDA OPORTUNIDAD de las personas naturales con ocasión de la reforma de la Ley Concursal, NADA SE HA HECHO.

El deudor concursado de hoy lo seguirá siendo mañana y lo condenamos a la economía sumergida al resto de su vida o a recurrir a los testaferros. El Banco no cobrará nunca y el Estado no percibirá ingresos.

En esta situación estudiaremos acogernos a la MOVIOLA (repetición de la jugada) para intentar aplicar el famoso Auto de la “segunda oportunidad”, “forzando la conexión”, y evitar aceptar herencias de forma pura y simple pues puede haber desagradables sorpresas, al poder aparecer fianzas desconocidas, ya que no ha sido comúnmente aceptado por la DGRN el criterio de una Resolución de mediados de los 70 que seguía la tesis de Manuel PEÑA BERNALDO DE QUIRÓS.

O sea, hay soluciones y posibles salidas para las personas naturales con endeudamiento excesivo, pero son excepcionales e interpretan las normas de una manera forzada (el martillo del 1911 del Código Civil, siempre está ahí), dado que la norma de la dación en pago de reciente aparición tiene muy limitado su ámbito de aplicación.

Esperemos nos sea disculpado el tono sutil usado, habida cuenta de la transcendencia de los problemas que tratamos y los verdaderos dramas que se apuntan entrelíneas.

Fernando Mir Gómez
Ignacio Alba Muñoz
“Bufete Mir Abogados, SLP”

Ver archivo original

FavoriteLoadingAñadir a favoritos
Comparte esta noticia
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter